top of page

Viruela Símica en la era de la COVID-19. ¿Estamos preparados en Bolivia?


INTRODUCCIÓN

La enfermedad por coronavirus (COVID-19), cambió radicalmente la vida de la población mundial, después de más dos años trascurridos, ha causado un profundo impacto, alcanzando globalmente más de 756,9 millones de casos y 6,8 millones de muertes al 21 de febrero de 2023.(1) Solo Bolivia presentó 1,191,892 casos y más de 22,359 personas fallecidas hasta 20 de febrero del 2023.(2) Un cuestionamiento importante sería el de si Bolivia está preparada para enfrentar un nuevo brote de enfermedad viral zoonótica después de la COVID-19.


La perspectiva actual es que la pandemia sigue extendiéndose a nivel mundial con distintas fases evolutivas en los diferentes países, con un número creciente de afectados y fallecidos a pesar de una menor letalidad del virus, debido a una menor virulencia del mismo. A pesar de ello, la pandemia sigue activa afectando especialmente a la población más vulnerable, personas de edad avanzada, con comorbilidades asociadas y pertenecientes a grupos sociales menos favorecidos.


Con relación a la Viruela símica, el Ministerio de Salud y Deportes a través de un comunicado en su página oficial el 01 de agosto de 2022, confirmó el primer caso de viruela símica en la ciudad de santa cruz, hasta la fecha 20 de febrero del 2023,(3) se han notificado un total de 1296 casos sospechosos de los cuales fueron confirmados 264 casos. Se descartaron 1032 casos por laboratorio hasta el hasta 20 de febrero del 2023.(4) (Fig. 1)


El 23 de julio de 2022, el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el brote multinacional de viruela símica constituye una emergencia de salud pública de importancia internacional. (5) Estamos frente a una amenaza, es necesario fortalecer las capacidades necesarias para enfrentarla, el enfoque principal debe ser detener la transmisión, utilizando herramientas de salud pública efectivas, incluida la vigilancia epidemiológica eficaz, el rastreo cuidadoso de contactos, la comunicación de riesgos y sobre todo participación de la población en general. También es fundamental garantizar que toda la población de riesgo tenga acceso equitativo a todos los instrumentos necesarios para detener la transmisión, incluidas pruebas, antivirales y atención de apoyo a los enfermos.


Lecciones no aprendidas

Muchas de las lecciones de COVID-19 no se han tomado en cuenta en el brote actual de la Viruela símica. Algunas de estas incluyen la necesidad de datos de vigilancia epidemiológica oportuna, incrementar recursos a la ciencia e investigación, mayor priorización de las poblaciones de alto riesgo y un acceso gratuito a pruebas y vacunas las cuales en este momento no están disponibles en nuestro país.


La pandemia de la COVID-19 nos demostró que necesitábamos estar unidos y trabajar de manera coordinada entre los diferentes instituciones públicas, seguridad social de corto plazo y entidades privadas, por lo que probablemente no estamos suficientemente preparados, aún se tienen muchas brechas por cerrar, la participación de la comunidad se hace relevante sobre todo el compromiso de la comunidad LGBTQ+, deben apoyarse en todas las acciones de respuesta, desde campañas comunicacionales de prevención y equidad, con mensajes prácticos, hasta el desarrollo de protocolos nacionales. La población boliviana debe de conocer cómo se transmite la viruela símica, cómo identificar los signos y síntomas y cuándo se debe buscar atención médica.

Nuevos retos…

Los gestores en salud deben reforzar la realización de pruebas de detección y gestionar vacunas existentes para los grupos de alto riesgo. Debemos todos, romper las barreras que hacen que la viruela símica se propague en silencio, es indispensable evitar el estigma que asedia a esta enfermedad, ya que esto aleja a las personas en riesgo de la información que necesita.


Conclusiones

Consideramos que, aún existen numerosos retos para nuestro sistema de salud boliviano. Es preciso una respuesta de salud pública eficaz, ser decisivos, actuar con rapidez y priorizar la ayuda a los más vulnerables de nuestra región. Por tanto, se hace imprescindible fortalecer la atención primaria de salud en todos sus niveles, mantener una vigilancia epidemiológica activa, mejorar los establecimientos de salud, atender las debilidades rompiendo el ciclo de "pánico y negligencia" que durante décadas ha sido el sello distintivo de la respuesta mundial a las epidemias y pandemias. Sobre todo, potenciar las capacidades de los profesionales de la salud, los cuales siempre han estado en primera línea defendiendo la salud y la vida.


Referencias bibliográficas

1. Organización Panamericana de la Salud. Situación epidemiológica del COVID-19. Disponible en: https://shiny.pahobra.org/wdc/

2. OPS. Cumulative confirmed and probable COVID-19 cases reported by countries and territories in the Region of the Americas. Disponible en: https://ais.paho.org/phip/viz/COVID19Table.asp

3. Ministerio de salud y Deportes. Bolivia confirma primer caso de viruela del mono. Diponible en: https://www.minsalud.gob.bo/6881-bolivia-confirma-primer-caso-de-viruela-del-mono-e-instruye-al-sedes-santa-cruz-active-bloqueo-epidemiologico

4. Dirección General de Epidemiología. Ministerio de Salud y Deportes. Situación epidemiológica de viruela del mono Al 20 de febrero de 2023

5. World Health Organization. WHO director-general declares the ongoing monkeypox outbreak a public health emergency of international concern. Available at: https://www.who.int/europe/news/item/23-07-2022-who-director-general-declares-the-ongoing-monkeypox-outbreak-a-public-health-event-of-international-concern.


Autores:

Jhossmar Cristians Auza-Santiváñez 1* https://orcid.org/0000-0002-7703-2241

José Antonio Viruez Soto3 http://orcid.org/0000-0002-0579-5186

Luis Alan Gutiérrez Tabel5 https://orcid.org/0000-0003-3663-2731


1. Universidad Mayor de San Andrés. Hospital del Gran Chaco “Fray quebracho”. Unidad de Terapia Intensiva. Tarija, Bolivia

2. Red de Salud Yacuiba. Departamento de Endocrinología y Nutrición. Tarija, Bolivia

3. Hospital del Norte El Alto, Departamento de Apoyo Crítico. La Paz, Bolivia

4. Instituto de Gastroenterología Boliviano Japonés. Departamento de Medicina Crítica y Terapia Intensiva. Cochabamba. Cochabamba, Bolivia

5. Programa Nacional de Telesalud. Ministerio de Salud y Deportes. La Paz, Bolivia

175 visualizaciones0 comentarios
bottom of page