Perdida visual repentina

La pérdida visual repentina requiere evaluación y tratamiento de emergencia.


Diagnóstico Diferencial:


  • · Amaurosis Fugaz

  • · Oclusión de la Arteria Retiniana Central

  • · Oclusión de la Vena Central de la Retina

  • · Arteritis de la Temporal ó Arteritis de Células Gigantes

  • · Hemorragia Vítrea

  • · Desprendimiento de Retina

  • · Neuritis Óptica

  • · Otras Causas

Amaurosis fugaz


El paciente describe la pérdida temporal de la visión en un ojo, como una "cortina bajando", con recuperación completa después de unos segundos a minutos.


La causa suele ser una embolia trombótica en la arteria retiniana, oftálmica o ciliar, que se origina en una placa ateromatosa carotidea.


Consulte con urgencia al equipo de oftalmología.


Oclusión de la arteria retiniana central


La arteria central de la retina es una arteria terminal.


La oclusión suele ser embolica (comprueba historia de fibrilación auricular y escuche soplos carotideos), lo que causa una disminución de la AV

· sin dolor repentino

· imposibilidad para contar los dedos o

· no hay percepción de la luz.


El paciente puede tener antecedentes de amaurosis fugaz.


Exploración. La reacción directa de la pupila es lenta o ausente en el ojo afectado, pero reacciona a la estimulación consensual (defecto pupilar aferente).


La fundoscopia revela una retina pálida, con un disco óptico pálido hinchado y una "mancha de mácula rojo cereza" (la retina es más delgada aquí y la circulación coroidea subyacente es normal). Los vasos sanguíneos de la retina están atenuados e irregulares: puede haber "transporte de ganado" en las arterias.




Para ampliar este tema visite la página de nuestros compañeros de Ocularis.es


Tratamiento Realice un masaje suave digitalmente del globo ocular durante 5–15 segundos, luego suelte y repita para desalojar la embolia, mientras espera la llegada urgente de un oftalmólogo.


Si hay alguna demora en que el oftalmólogo vea al paciente, considere (y analice) las siguientes opciones:


  • · Administrar trinitrato de glicerilo sublingual.

  • · Administrar acetazolamida IV 500 mg (disminuirá la presión intraocular).

  • · Reconsiderar el diagnóstico: considere si la arteritis temporal es una posibilidad o no.

Oclusión de la vena central de la retina


Esta es una causa más frecuente de pérdida visual repentina e indolora que la oclusión arterial.


Los factores predisponentes incluyen:

  • · edad avanzada

  • · glaucoma crónico

  • · arteriosclerosis

  • · hipertensión

  • · policitemia


El examen revela disminución de la AV, a menudo con un defecto pupilar aferente.


La fundoscopia revela una apariencia de "puesta de sol tormentosa":

  • · Hiperemia con venas hinchadas y hemorragias adyacentes en forma de llamas.

  • · El disco puede estar oscurecido por hemorragias y edema.

  • · Se pueden ver manchas de algodón.


Aunque el resultado es variable y no existe un tratamiento específico, consulte con urgencia ya que la causa subyacente puede ser tratable, protegiendo así el otro ojo.